Resumen de la Sesión Informativa sobre «Prevención del Acoso Escolar» (Primera Parte)

Ayer contamos con la presencia de Nicolás Vilches Crespo, psicólogo sanitario colegiado, que nos expuso de manera clara qué es y que no es acoso escolar, qué hacer para evitar llegar a esa situación y que pasos hay que seguir si sucede.

Hoy intentaremos transmitir los dos primeros puntos. Empecemos por definir que es el bullying:

Es un fenómeno que se caracteriza por el acoso acoso y/o intimidación del abusador sobre la víctima, dentro del ámbito escolar y que implica una repetición continuada de las burlas o las agresiones y que puede provocar la exclusión social de la víctima. El acosador disfruta sintiéndose superior al acosado y se regocija con el sufrimiento de éste normalmente porque tiene una baja autoestima y sentirse superior al acosado sería una manera de suplir la poca confianza en sí mismo.

El bullying implica tres componentes clave:

1. Un desequilibrio de poder entre el acosador y la víctima. Este desequilibrio puede ser real o sólo percibido por la víctima.
2. La agresión se lleva a cabo por un acosador o un grupo que intentan dañar a la víctima de un modo intencionado.
3. Existe un comportamiento agresivo hacia una misma víctima, que se produce de forma reiterada.

COMO PREVENIRLO:

  • Establecer un canal de comunicación y de confianza con tu hijo, no solo para evitar el acoso escolar sino también para que él se sienta cómodo al hablar contigo acerca de todo lo bueno y lo malo que está viviendo. Hablar con ellos con frecuencia, escucharlos sin juzgar, ni minimizar sus problemas hará que nuestros hijos acudan a nosotros con confianza cuando se enfrenten a una posible situación de acoso.
  • Identificar conductas inapropiadas: que no dejen pasar situaciones que pudieran desembocar en algo peor. Debemos hablar con los niños para que sean capaces de identificar y comunicar cualquier conducta inapropiada por parte de sus compañeros.
  • Enseñarles a decir que NO:  es una lección muy importante para toda la vida, y mejor hacerlo cuando son pequeños. Una de las bazas de los agresores es la seguridad de que su víctima, motivada por el miedo, jamás va a contradecirlo. Es bueno que los niños sepan plantar cara ante situaciones que no les agradan. Deben aprender a decir que «NO» alto y claro.
  • Enseñarle estrategias de defensa: No hablamos de enseñarle a dar puñetazos, por supuesto. La violencia no se arregla con más violencia. Hablamos de enseñarle a defenderse sin exponerse a ser maltratado físicamente.
    Hablad en casa con vuestros hijos sobre el acoso escolar y qué deben hacer si lo sufren.  Tres consejos clave que le ayudarán a defenderse de su agresor podrían ser:

    • Ignorar al acosador: no intentar enfrentarlo o contraatacarlo; eso refuerza su conducta intimidatoria.
    • Evitar estar solo: estar siempre acompañado de otros niños o profesores, especialmente en el patio, en el baño, a la hora de comer, etc.
    • Informar inmediatamente de la situación a profesores, maestros y compañeros. Se debe desmitificar el miedo a ser chivato.
  • Reforzar la confianza en sí mismos: aumentar la confianza en sí mismos, a través de nuestras acciones y nuestra forma de hablarles, le permitirá reforzar su autoestima y mejorar la socialización con sus compañeros. Las palabras importan, no soló hay que decirles lo que hacen mal, también hay que decirles lo especiales que son y todas las cosas que hacen bien.

 

08a0dba4b14f3bc50bf6aa58911d57bc

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s