¿Qué sucederá en septiembre con la vuelta a las aulas?

Como estamos escuchando últimamente el COVID-19 nos enmarca en una “nueva normalidad” donde domina la incertidumbre

Sería una incongruencia  hablar de “normalidad” para la vuelta al cole en septiembre cuando las autoridades sanitarias recomiendan mantener una distancia de seguridad y teniendo en cuenta que no se va a reducir la  ratio.

Durante el último trimestre del curso 2019-2020 se constató la necesidad de aumentar los recursos para docentes,  buscar espacios alternativos al hogar para el trabajo académico (todo aquel que reúna condiciones de seguridad al servicio de la escuela),  de formar a las familias en competencia digital, así como de reclamar innovación educativa para que los centros trabajen en red.

La pregunta no es si durante este último trimestre los alumnos han aprendido más o menos, sino  si han aprendido de forma diferente, con mayor autonomía y autogestión.

Se hace por lo tanto imprescindible trabajar en seguridad y aprendizaje para  prepararnos de cara al curso 2020-2021.

La escuela digital no tiene por qué contradecirse con la escuela presencial.  Sí, son distintas, pero las condiciones de esta “nueva normalidad” empujan a  trabajar en articular las dos en una educación virtual. Por lo que prepararse para la docencia virtual es el reto de los profesores para el próximo curso.

En el mejor de los casos, y el plan más deseable, sería volver a las clases presenciales, pero después de lo ocurrido debemos plantear un plan B ante un previsible rebrote con el objetivo de que no haya descoordinación ni improvisación.

El curso 2020-2021 puede ser un curso de cambio para el sistema educativo despertando tanto preocupación como esperanza. Preocupación por el aspecto sanitario y esperanza por la demanda existente desde hace ya mucho de una reelaboración educativa de calidad.

Los centro educativos tienen mucho trabajo por delante, establecer un proyecto digital de centro, fomentar el uso de PASEN, cambiar los tiempos de trabajo, racionalizar las tareas… Confío en los profesionales que lideran los centros de nuestro municipio y además no están solos.

Con la intención de convertir las posibles necesidades educativas del municipio en propuestas de acción, proponemos:

  • Los protocolos de seguridad no son tarea del profesorado, sino de la administración sanitaria. Se podría establecer una mesa de trabajo escuela-centro de salud para definir y darle claridad a esos protocolos.
  • Realizar un proyecto con el Ayuntamiento para el uso de espacios alternativos al hogar para el trabajo académico. Se deberían poner al servicio de la educación los espacios públicos adecuados.
  • Ofrecer formación digital para la ciudadanía.
  • Apoyo para ofrecer capacidad de conexión a internet a familias que no disponen de la misma. Durante este tercer trimestre tan excepcional en el IES Palomares solo 3 familias estaban sin conexión por lo que parece un objetivo asequible.
  • Realizar un análisis específico de las necesidades de las familias y una gestión eficaz de las ayudas sociales.
  • Fortalecer la coordinación entre servicios sociales y educación.

Lo que está claro es que para curso que empezará en septiembre no va a valer repetir lo de siempre porque no va a ser como siempre. Los centros públicos no deben afrontar este reto solos, no es justo para los profesionales que lo dan todo por la educación de nuestros hijos. Hay que trabajar en un plan local donde intervenga toda la comunidad educativa.

Ya que no se puede controlar la incertidumbre habrá que controlar las variables.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s