Preparándonos para el frío.

La ventilación y la salubridad del aire que respiran los alumnos  en clase es uno de los factores que están presentes desde el inicio del curso para evitar contagios. Ventanas abiertas y ventilación continuada se han impuesto como normas y, ahora que llega el frío del  invierno, buscamos  cómo mantener la ventilación necesaria sin menoscabar el bienestar de los alumnos.

El centro ha adquirido un medidor de CO₂ en el ambiente como herramienta para saber si en un aula se está renovando el aire lo suficiente. Este  medidor de CO₂ muestra  la concentración de este gas en el ambiente. Si los parámetros son altos, evidencian que la calidad del aire respirable no es buena y además de abrir las ventanas, según indique el protocolo COVID del centro, hay que ventilar en ese preciso instante.

También se ha realizado el mantenimiento y puesta en marcha de la ventilación mecánica natural, que es un dispositivo integrado en el edificio que funciona como una central de ventilación que fuerza la extracción del aire para renovarlo y garantizar así la calidad del aire interior de manera constante.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s